Deje su carro que el robot lo estaciona

Ricardo segura   EFE

El pasajero llega al aeropuerto, deja su coche en un garaje individual, llevándose las llaves, y el robot ‘Stan’ lo traslada a un aparcamiento general al aire libre.

Cuando regresa, el robot trae de vuelta el auto a una cabina, donde el viajero lo recoge. Este sistema opera con 500 plazas desde hace unas semanas 2019.

Además de ahorrar tiempo al usuario y mejorar su experiencia, este aparcamiento mediante robots permite aprovechar mejor el espacio disponible al crear un 50% mas de plazas para aparcar en una misma superficie al aire libre.

“Hemos elegido al aeropuerto de Gatwick, en el Reino Unido, para nuestro proyecto de implementar este sistema automatizado de aparcacoches robóticos”, adelanta a Efe Stephane Evanno, jefe de operaciones de Stanley Robotics.

Se llama Stan y puede aparcar su coche de manera rápida y eficaz, sin riesgo de rozaduras. Además no es necesario entregarle las llaves, ya que este “operario” dispone de su propio sistema para moverlo.

Solo hay que dejar aparcado el coche en un garaje o cabina individual, con sus ruedas sobre dos líneas blandas paralelas pintadas en el suelo, y después coger las maletas y dirigirse a la zona de embarque para abordar el avión, sin estrés ni prisas.

Después Stan lleva el auto a un gran aparcamiento al aire libre estacionándolo con máxima delicadeza y precisión. Poco antes de que usted regrese a ese mismo aeropuerto, este servidor trasladará el coche a un garaje individual, donde podrá recogerlo y llevárselo.

A Stan no hace falta dejarle propina, porque no es un ser humano sino un robot “valetí”, desarrollado por Stanley Robotics, SR, (stanley-robotics.com/) y ha comenzado a operar en el aeropuerto de Lyon-Saint Exupéry (www.lyonaeroports.com/en), en Francia.

Este servicio, pionero en el mundo, utilizará inicialmente 500 plazas o espacios del Parking P5 + exterior de este aeropuerto, con cuatro robots autónomos Stan que se sirven de doce cabinas destinadas a acomodar y devolver los vehículos de los pasajeros.

El primer estacionamiento al aire libre administrado por robots, en el que participa el operador aeroportuario Vinci Airports (www.vinci-airports.com/fr), comenzó a probarse a pequeña escala en 2018 y, tras el éxito alcanzado, entró en su actual fase de pruebas, con el objetivo de seguir ampliándolo hasta extenderlo a m·s de 6.000 plazas.

Tras reservar un espacio de estacionamiento en línea en el sitio web del Aeropuerto de Lyon (https://store.lyonaeroports.com/parking-automatique), el pasajero puede dejar su vehículo en una espaciosa cabina y luego llegar hasta las terminales utilizando el servicio de transporte interno ubicado en sus cercanías.

Junto a las puertas de las cabinas existe una serie de terminales electrónicos, donde el pasajero verifica la información de su vuelo y confirma el estacionamiento de su coche con unos pocos clics o aproximando la pantalla de su telÈfono a la pantalla interactiva del terminal.

GARAGE INDIVIDUAL Y APARCAMIENTO GENERAL.

El auto permanece seguro dentro de la cabina hasta que el robot viene a recogerlo. Stan (que guarda cierto parecido con las máquinas utilizada para trasladar palets), desliza sus brazos metálicos por debajo del vehículo y lo levanta delicadamente por los neumáticos.

El robot se encarga de estacionar el auto llev·ndolo a un espacio que no est· abierto al p˙blico y donde solo se mueven los robots. Adem·s el servicio est· conectado a la informaciÛn del vuelo del pasajero, de modo que cuando Èste regresa de su viaje, Stan traslada de vuelta el automÛvil a una cabina, donde lo deja posicionado a la espera de que el viajero acceda al interior del garaje.

Los robots ëStaní pueden controlar todos los tipos de automÛviles, con una longitud m·xima de 6 metros, y manejar una carga de 3 toneladas. TambiÈn lleva sensores que le permiten escanear su entorno y ajustar sus movimientos, para adaptarlo a los diferentes obst·culos que pueda encontrar en su camino.

ROBOTS AUT”NOMOS  Un programa inform·tico de gestiÛn con inteligencia artificial coordina los robots, con lo que la infraestructura de estacionamiento existente necesita poca modificaciÛn para adaptarse en este sistema.

Adem·s ofrece dos ventajas para el medioambiente: preserva la integridad de los suelos circundantes al reducir la necesidad de utilizarlos en el futuro para ampliar el ·rea de aparcamiento, y limita las emisiones de CO2 a la atmÛsfera al eliminar el tr·fico de vehÌculos de pasajeros en los estacionamientos, debido a que los robots operan con un motor elÈctrico que no emite ese gas.

Lyon-Saint ExupÈry, el segundo aeropuerto regional m·s grande de Francia y con una creciente necesidad de plazas de aparcamiento, ha sido elegido por VINCI Airports como “Centro de Excelencia” para desplegar el sistema de Stanley Robotics y experimentar y desarrollar proyectos innovadores para su potencial despliegue en su red de 46 aeropuertos en 12 paÌses.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *