Revolución tecnológica G5 o escape al campo, la encrucijada del futuro

Manuel Noriega    y Rosi Legido  EFE

El 5G marcará el comienzo de lo que llamamos la era de la invención. Cambiará la forma de compartir archivos, las compras “online”, la reproducción de contenidos…”, explicaba Cristiano Amon, presidente de Qualcomm, en el último Congreso Mundial del Móvil en Barcelona.

Una “playlist” de la plataforma de música Spotify de una hora de duración tardará medio segundo en bajarse, frente a los 20 segundos que tarda con 4G y los siete minutos con 3G, según el diario The Wall Street Journal.

También se verá mejorada la eficiencia energética de los terminales. Según el diario especializado economista.es, el consumo de la batería de un equipo 5G será un 90% inferior a los actuales.

Según los expertos, el paso del 4G al 5G supondrá un abismo en cuanto a la velocidad, hasta 10 veces superior a la actual, y la reducción de la latencia. Pero el 5G se está revelando, además, como el campo de batalla de tensiones tecnológicas entre Estados Unidos y China.

QUINTA GENERACIÓN.

Con el encendido de la tecnología 5G, en pocas palabras, la velocidad del tránsito de descarga y subida de información a través de internet aumentará entre 5 y 10 veces respecto a la actual. Esto se puede traducir en transferencias más grandes y más rápidas de datos.

Según datos publicados por la BBC, podrá ofrecer una velocidad de 20Gbps. De acuerdo con estimaciones de los expertos que trabajan en la implementación de esta quinta generación. Una película en HD, por ejemplo, podrá descargarse en menos de cinco segundos frente a los casi tres minutos que tarda con el 4G actual.

Por otro lado, se destaca la mejora que supondrá en lo que se conoce como latencia, la capacidad de respuesta de la red a una orden del usuario.

Esta podría bajar hasta los 5 milisegundos, lo que es una conexión prácticamente en tiempo real. Esto es fundamental en algunas actividades como las retransmisiones en realidad virtual o en el manejo de la robótica de manera remota, por ejemplo, en aplicaciones quirúrgicas.

También se verá mejorada la eficiencia energética de los terminales. Según el diario especializado economista.es, el consumo de la batería de un equipo 5G será un 90% inferior a los actuales.

La cobertura es otro de los grandes pilares del 5G. La infraestructura ligada a esta nueva red permite que haya más dispositivos conectados al mismo tiempo.

De la mano del 5G llegará la cuarta revolución tecnológica. “El 5G marcará el comienzo de lo que llamamos la era de la invención. El 5G y la inteligencia artificial significarán miles de millones de elementos conectados, enormes cantidades de datos y todos ellos en la nube.

Sin embargo, ante esta revolución se levanta la resistencia de quienes buscan una vida mas en armonía con la naturaleza.

Cuando Max y Susana decidieron irse a vivir al campo no imaginaron lo mucho que cambiaría sus vidas… a mejor.

Con la crisis de 2008 llegó el momento de reinventarse y así fue como Max dejó el mundo de la publicidad para crear Familias en Ruta (www.familiasenruta.com), un proyecto personal que combina las pasiones de su vida: los viajes, la comunicación y sus hijos.

Ahora residen en un pequeño pueblo de La Garrotxa, una de las comarcas más bellas de Cataluña (noreste de España) de cuatrocientos habitantes. “Barcelona nos fascina pero cuando la niña tenía 3 años, decidimos que era el momento de buscar un entorno físico y social más amable y hacer realidad el sueño de vivir en el campo”, comenta a Efe.

“Lo veíamos como una gran aventura y tampoco es para tanto. Se puede planificar bien yendo a conocer primero los lugares y la vida allí. Por lo demás, tampoco es algo definitivo, se puede probar y, si no es para ti, la vida sigue”, asegura Max.

  Cada vez más personas parecen reconocer las ventajas de lo rural y deciden cambiar su ciudad natal por un entorno campestre en el que establecerse, son los llamados neorrurales.

“Al principio puede haber desconfianza de los aldeanos, pero con el paso del tiempo el neorrural demuestra que está allí como uno más. Se dan cuenta de que los foráneos vienen a aportar, evitando que, cierren escuelas y comercios, emprendiendo y trabajando”, Max.

RURALIZATÉ.

  Javier Pérez lo tiene claro “las ventajas de una vida rural son: que hay menos estrés y materialismo; y las desventajas son la reducción del círculo social, la necesidad del coche y que necesita mucho esfuerzo y trabajo”.

Así es como biólogos acaban dedicándose a la agricultura ecológica; periodistas a la artesanía tradicional: o abogados metidos a la elaboración de cosmética natural. Estos son solo algunos ejemplos de personas que deciden crear su propio negocio en pequeñas aldeas.

Muchos de ellos crean su propia marcar y venden sus productos a través de internet, pero trabajan desde casa en un hábitat rural con pocos habitantes.

Según los expertos en salud cambiar a un entorno rural mejora la salud favoreciendo el sueño, reduciendo estrés y evitando los problemas que acarrea la contaminación; pero además favorece desde una perspectiva psicosocial ya que el contacto directo con la naturaleza y el sosiego que ofrece, potencia el desarrollo cognitivo incluso de niños, según confirman.

Max asegura que “los niños están encantados. Somos unos auténticos privilegiados y ellos más todavía. Su autonomía es muy grande, ya que pueden ir y volver solos del colegio. Tienen pocos amigos, pero muy cercanos… El aire es puro y cerca hay ríos para bañarse”.

SIMPLICIDAD.

“Existe la necesidad de huir de los atascos y del mal humor, de buscar entornos más respetuosos y amables con la naturaleza donde poder contemplar la luna cada noche”. Así justifica Max la decisión de aquellas personas que cambian las ruidosas ciudades por el campo.

En un entorno rural las oportunidades para establecer nuevas amistades son diferentes pero no menores. La gente se conoce más, se necesita y se ayuda, y ello supone tener a tus amistades más cerca.

Según Max las opciones de entretenimiento pueden ser muy variadas y destaca la jardinería, el cuidado de un huerto, el senderismo, la pintura, la fotografía… “Sin duda, los niños y los animales disfrutan más que nadie”, indica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *