Trump debe emplazar a países perseguidores de 327 millones de cristianos

La próxima semana, el presidente Trump se dirigirá a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Su audiencia incluirá decenas de países que, colectivamente, persiguen a unos 327 millones de cristianos.

El problema es que, en este momento, básicamente no hay ningún costo para estas naciones por oprimir directamente o simplemente tolerar la persecución de los seguidores de Jesús. Eso debe cambiar.

El presidente Trump debe dejar en claro que los responsables de la persecución anticristiana serán responsables y que ya no pueden participar en ese comportamiento con impunidad. Los costos podrían tomar la forma de relaciones reducidas con los Estados Unidos, pérdida de nuestra ayuda exterior, negación de ventas militares u otras sanciones.

Este podría ser el emplazamiento: “Sr. Gorbachov, derribe este muro ” de Donald Trump. Lo que puede catalizar una reducción significativa en los horrores que enfrentan los creyentes. Como mínimo, les hará saber que estamos de su lado.

Frank Gafney

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *